Foro del grupo de rol http://hunting-the-spirits.deviantart.com
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El jardín infinito

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: El jardín infinito    Sáb Nov 02, 2013 11:39 pm

(Quitando telarañas a mis dedos, que hace mas de un año que no roleo en foro y hago redacciones tan... cuentosas
Como pequeña introducción, el tema continua la actividad que respondí con Aubrey aquí: http://fav.me/d6rri6l )

El gris de la madrugada se había disipado, y el sol se encontraba muy alto respecto al horizonte, que parecía mellado por las siluetas del bosque; el suelo otoñal estaba salpicado de pétalos e irregularidades, siluetas marchitas y pequeños animales. Allí se encontraba Aubrey, tanteando el aire completamente desorientada, a frustrada disposición de encontrarse en el entorno mientras estaba cegada: La raza Affinita tenía como objetivo un pequeño juego de aprendizaje, guiándose con los ojos vendados deberían captar su entorno y hallar a otros compañeros valiéndose de una percepción únicamente dotada en los de su especie... aunque claramente al encontrarse perdido en una mañana tan polvorienta todo había perdido la sencillez, y el juego deliraba a un susto, entre tantos sonidos que carecían de cotidianidad, cualquiera podía tratarse de alguna especie de monstruo... como los fantasmas y humanoides que aparecen dentro de ese instituto lleno de incuerdos.

La joven no tardo en rendirse ante el paisaje tan carente de expresiones desde su visión oscurecida, aunque sus énfasis también se disipaban por que desde un principio adquirió cierto temor a lo que significaba el concepto de un semi-demonio y lo que conlleva desarrollar sus habilidades. Prácticamente la pequeña disposición sobre la actividad se justificaba solo por que los sentidos que aprendería supuestamente, no remitían a algo destructivo: tener noción sobre los elementos que regala la naturaleza hasta sonaba ciertamente bello y pacifico, y dejando escapar la imaginación podía incluso ser divertido.
No obstante, mas haya de lo que justificaba el provecho de un pequeño sexto sentido, las segundas intenciones de Aubrey eran alivianar la incapacidad que le apestaba, actuar con lo que consideraba cobardía ante este mundo espiritual, que pintaba tan hostil para su fantasía, aunque no estuviese tan equivocada.

El sol comenzaba a descender contrastando el final del afilado bosque, las ramas calvas comenzaban a bailar a causa del viento que las empujaba, las hojas carmesí revoloteaban cada vez con las violencia, y los animales buscaba refugio dentro de ornamentados troncos.
Aubrey, en medio de un camino, se encontraba de rodillas a punto de realizar un ultimo intento de regresar aun con la absurda idea de hacerlo a ciegas, su inocencia no le permitía hacer trampa… pero al menos durante todo este tiempo, su recorrido se mantuvo ordenado sobre un carril casero.


Última edición por Aubrey Llywelyn el Mar Nov 05, 2013 8:09 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Dom Nov 03, 2013 12:24 am

Las últimas pitadas eran siempre las más placenteras y duraderas.

El cigarrillo hinchado por la cantidad de hierba en su interior no tenía el aspecto tan ordenado como aquellos de nicotina, evidentemente había sido fabricado por manos torpes. Sin embargo, servía para su objetivo, y Ritva lo disfrutaba mientras contemplaba el vacío con una expresión fascinada. El jardín otoñal era un espectáculo lleno de color rojo, marrón, amarillo y un par de tonos verdes rebeldes que se indignaban ante la idea de morir por una época del año nada más. Para el estado actual de la mujer, se trataba de una obra de arte casi estática, y no podía parar de realizar conjeturas por doquier ante la idea simple que representaba un jardín tan colorido. Ella lo ignoraba, pero la muerte de la vida, el cambio entre las hojas verdes por unas marrones y muertas, significaba que el tiempo de los Fortunas llegaba para tomar el lugar de sus compañeros Reincarnate. Esto significaba que se sometían sus poderes a un cambio, una intensificación, o quizás un control sobre éstos, quién podía saberlo.

Pero nuevamente, éstas ideas no tienen ningún valor para alguien que las desconoce, así que por ahora en escena solo había una drogadicta con demasiado tiempo libre y una mirada perdida, quizás hasta con alguna sonrisa repentina ante algún pensamiento que nacía y moría en su consciencia, sin ser manifestado. Las cosas que pasaban por aquella cabeza también eran una incógnita, imposibles de definir ya que saltaban de un plano a otro, de una teoría a otra. Era un rejunte de cosas que la hacían perderse de la realidad como ya era usual.

El banco del jardín ya se le hacía algo frío con el descenso de temperatura y el viento acariciaba sus mechones desorganizados. Los apenas centímetros que quedaban del cigarrillo se fueron acortando hasta que ya nada quedaba aspirable. La mujer vio ésto con el ceño fruncido, muy atenta en sus cosas cuando un sonido llamó ligeramente su atención. Las hojas secas crujieron cuando un peso evidentemente mayor al de ellas cayó y las quebró. Su cabeza giró lentamente ante la dirección de lo que oía y sus ojos se clavaron en la pelirroja cuyo rostro estaba parcialmente tapado por la presencia de una cinta.

Tardó un momento para reconocer a aquel ser devastado, hasta le costó determinar ésta última característica en la expresión que le transmitía el rostro ajeno, ¿Qué hacía esa chica en el suelo? ¿Se le había perdido algo y lo buscaba? No era muy útil buscar las cosas sin utilizar la vista, tardaría evidentemente más tiempo. ¿Algún tipo de ejercicio? Quedarse quieta imitando a una mesita sonaba como una pose de yoga. Podía ser que de repente impartían clases en el Instituto y ella no se había enterado de nada. Qué desgracia. No había mejor cosa que desesperar a posibles víctimas cuando se encuentran en estado de meditación total.

Todos éstos pensamientos y muchos más saltaban por sus neuronas mientras seguía mirando. Evidentemente se había trasladado del plan real una vez más. Al percatarse de su alejamiento al tema principal sacudió la cabeza y apagó el porro frotando la punta contra el banco. Estaba muy segura de que a Aubrey no le caería muy bien encontrarla con un elemento que podía prender fuego alguna plantita, tan Greenpeace como la pensaba. Y sí, ya había llegado a reconocerla por las pecas en sus mejillas.

Pero, retomando, no había podido encontrar una respuesta a su pregunta, por lo que decidió contemplarla un poco más hasta que pudiera esclarecer la situación. Imposible. Sus conjeturas se volvían cada vez más retorcidas mediante más pensaba. En su estado no seguía muy bien el nivel de lógica y perdería demasiado tiempo. Hizo muecas mientras intentaba formularse esos esquemas de acción pero finalmente acabó con una expresión de completa desorientación y en blanco. No entendía nada de nada de lo que le pasaba a la joven.


- ... Si crees que podrás escapar del instituto cavando un agujero, ve desistiendo-inició, mirándola muy seria- Es inútil. Menos con cucharas- Su espalda se irguió de pronto, como percatándose de algo, algo que no tenía que decir -No es que lo haya intentando, claro...- Las noches en el instituto podían ser muy caóticas cuando uno se encontraba bajo los efectos de estupefacientes. Los recuerdos llegaron claros, nuevamente dejó su cara en la completa nada y observando hacia el infinito y a la vez hacia la nada, buscando respuestas en el horizonte.

No encontró nada. Volvió a la Tierra.


- ... ¿Qué haces, Pecas?- preguntó finalmente, ya más en sus casillas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Dom Nov 03, 2013 1:27 am

Las hojas sepias susurraban cada vez mas fuerte, y el atardecer tonado de rojo era cada vez mas ruidoso, las nubes que cubrían al sol parecían encendidas de fuertísimo fuego. El paisaje era expresivo como una paleta muy grotesca.
Mientras tanto, en su pose frustrada, Aubrey detecto una presencia pisando la tierra, mucho mas fuerte que cualquier otro susurro evidente, la tarde, la agresividad del clima y la silueta ajena, volaban su fantasía cobarde… algo malo se acercaba, quizás algún fantasma de pies pesados.

Su responsabilidad no pudo silenciar las ganas de desenmascararse y contemplar que estaba pasando, había claramente una criatura cerca suyo, aunque cada vez menos extraña, una silueta humanoide, ahora quizás conocida, rígida pero curiosamente tranquila en medio del ventoso y seguramente espeso bosque ¿Vendría a ayudarle?, ¿Estaba perdido también?. La cercanía a pesar de cobrar definición resultaba por alguna razón, perturbadora, aunque Aubrey perdió muchísima de su inseguridad conforme la sentía a través del ambiente y notaba la carencia de hostilidad que antes imaginaba.

La voz desafiante y sarcástica del ser le delato, y con cierta intimidación la joven levanta la cabeza ya desvendada, ¡pues sorpresa!, era Ritva, de quien trato de olvidar algunos desastrosos encuentros y recibirle amistosamente. No la consideraba para nada una mala persona, pero si a veces tenia que sobre esforzarse para comprender algunos de sus aspectos.
Ante la escena primero se sobresalto, no exactamente de un susto, pero si describiendo una cierta confusión, no esperaba encontrar a un alumno tan adentrado en el bosque a estas alturas.
Sentía vergüenza, no fue exactamente el encuentro más maravilloso ni mejor planeado, acababan de verla perdida, pero para acompañar la situación: perdida con los ojos vendados ¡Bravo! ¡Alguien que se perdió por caminar con los ojos vendados a la intemperie!, así era fácil calificarla como un ser no muy… agraciado de inteligencia, eso le pasa por intentar respetar esas clases de diablitos, superpoderes y yoga, menos le gustaba equivocarse así frente a alguien que no conocía mucho.

-¡No!... no, no fue idea mía- Queriendo a toda costa justificarse, y salvar su impresión –E-es algo que me mandaron a hacer… pues… - Se pauso brevemente a pensar como exagerar la verdad, para que suene lo menos vergonzosa posible -¡Una tarea!... d- de los a… affi… los…- -¡Los Affinitas!, me dijeron que tenia que hacerlo de todos modos...- Termino tartamudeando y recordando con suerte, el nombre de su propia raza, en cierto modo resaltando un desinterés de querer recordarlo voluntariamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Sáb Nov 09, 2013 8:41 pm

Ritva contemplaba a la aproblemada Aubrey y su vergüenza evidente ante el terrible descubrimiento de que estaba perdida, sin embargo, la fortuna poco se percataba de esto. Su mente volaba lejos, al principio las palabras fueron claras como el agua, pero luego atravesaron su oído y salieron por el otro. En unos minutos se encontró observando una mosca volar cerca de ellas hasta que se perdió de vista y volvió con la pelirroja. No se había dado cuenta de que ya había terminado de hablar. Se limitó a alzar las cejas por unos segundos y luego se echó a reír exageradamente.

-¡Aaaaaah! ¡Ya, ya entendí!- divertida ante su lentitud para captar las cosas, aunque obviamente estaba influenciada por el estado en el que se encontraba.- ... Espera, ¿qué?- no, no entendió ni mierdas (?) se quedó en silencio unos segundos.-... ¿Estás pegada al piso o qué?- recién notaba que la pobre aún no se levantaba, así que le extendió una mano.

Algunas de las palabras que había dicho la affinita rondaban por su cabeza. "Tarea", "affinita", "idea"; y lentamente fue armando el rompecabezas en su mente, parpadeando sin decir nada mientras pensaba.


-... Qué tarea extraña, ir por ahí con una cinta en los ojos- sonrió de lado - Es más divertido cuando las víctimas no saben donde están, Pequitas~-Intentó lucir peligrosa, pero solo bromeaba- De todos modos, por ahí anda el instituto si quieres ir a reclamar tu premio o algo- se encogió de hombros mientras señalaba hacia atrás con el pulgar. A unos metros de ellas se encontraba el enorme edificio que se alzaba sobre el campo verde que representaba el jardín.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Sáb Nov 09, 2013 10:06 pm

Espero paciente una respuesta, y sobretodo, una aprobación ética de sus recientes acciones. El primer sobresalto de la estrafalaria corría acorde a sus deseos, pero repentinamente pareció no comprender muy bien las cosas, su expresión, sus actitudes, su risa, eran poco convencionales para la pelirroja y cada vez filosofaba mas sobre en que cajón de personas esteriotipar a Ritva, quizás, debería abandonar pensamientos tan encaminados a la normalidad y esteriotipar personas, y quizás, Ritva le ayude a ello.

Notando que la presente no había entendido su excusa trato de explicarse otra vez, ya más armada y dotada de tranquilidad. Tuvo que detenerse, Nuevamente tampoco le estaba escuchando.
Observo a Ritva con cierta interrogación, y expresando en cierto modo disgusto, parecía una especie burla, no sabia si interpretarlo de aquella manera o imaginar que se trataba de una mente voladora, bastante voladora.
Ritva le extendió la mano para ayudarla a levantarse, Aubrey sin cambiar mucho de expresión acepto y se puso de pie.

-... eh, gracias… - comento silenciosamente.

Había pensado decirle algo relativo a su incomodidad, pero prefirió callarse,  pues desde siempre fue persona que evito a toda costa los conflictos, por pequeños que sean, siempre.

Permaneció en silencio junto a su visita. La escena se tono psíquicamente longeva, pero luego Ritva hablo, y comento con mayor comprensión del tema que en un principio Aubrey quiso explicar, aunque siempre agregando a sus comentarios algún detalle ruidoso.
Observo el instituto tan evidentemente presente, pues su compañera se lo había señalado y al parecer, al igual que otros de sus chistes, con intención de causar intimidación. En cierto modo lo había logrado, pues a la joven pelirroja le disgusto cometer fallos tan llamativos.

-Yo estoy segura de donde estoy...- Quiso contestar la broma de Ritva, que le causo un sentimiento de subestimación –Pues… e-a-acabas de señalarme donde esta el instituto- Agrego y luego permaneció en silencio, observando el bosque amarillento –No creo que me den un premio por esto… con suerte me ayudan a comprender que soy…- Para la fruta del postre, en su ultima expresión termino mostrando las incomodidades que desarrollo durante todo este tiempo silenciadas… quizás, siendo su actual compañía una presencia que todo lo actuaba al revés, (según su criterio, al menos), quizás a diferencia de otros alumnos con los que había dialogado no le respondería con fanatismo a los poderes de diablitos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Dom Nov 10, 2013 4:51 pm

Siguió en silencio mientras la pelirroja hablaba, con el dedo apuntando al instituto aún. La escuchó con su rostro inamovible. La falta de expresión se debía a que la escuchaba y a la vez prestaba atención a los labios de la chica, su cabello moverse, las iris desviarse para ver al bosque. La mirada se le escapaba a diferentes lugares visibles afectados por los músculos cada vez que hablaba o decía algo. Mientras la voz de Aubrey seguía saliendo de la boca ajena, fue bajando lentamente la mano. Cuando terminó, se quedó todavía un poco más en silencio y entreabrió la boca, como preparándose para hablar.

-... Me refería a que es peligroso que te dejes vendar los ojos así nomás, es más fácil doblegar a alguien a quien no puede ver a su atacante, y hasta más satisfactorio y erótico para el que lo hace... no es que alguna vez lo haya hecho, claro. - parecía que iba a agregar más, pero terminó por alzar las cejas y permanecer con la misma cara de nada, parpadeando.

Tiempo después se llevó una mano a la barbilla, rascándose en un costado. Parecía seguir pensando en diferentes cosas que la mantenían muy ocupada. No se percataba del silencio incómodo y el ambiente tenso que podía llegar a generar soltando palabrerías al aire y luego callándose, dejando las ideas inconclusas y a los oyentes, confundidos. Estaba demasiado drogada como para pensar en coherencias, demasiado para adherirse a lo que sería "normal", o al menos, estaba intentándolo menos de lo usual.

Cuando parecía haberse perdido en la tercera dimensión, con los ojos mirando algo lejano en el cielo, sus labios comenzaron a moverse de nuevo.

-Eso no tiene sentido - comenzó - ¿Cómo puedes ser consciente de dónde estás sin saber qué eres? La materia ocupa un lugar en el espacio, tiene determinada densidad y cierta cantidad de masa, no puedes ser consciente del espacio que estás ocupando y en qué lugar sin saber si eres materia en sí. Si no eres, entonces no estás en ningún lugar. - volvió a verla, esta vez, con cierto desinterés - Pero bueno, puedo ayudarte un poco si quieres. Eres una porción de carne, del grupo de los mamíferos, bípeda, gorda y con pecas. -

Finalizó rascándose la nuca como siguiendo en sus cosas y se volteó para irse de nuevo al banco, pero al tan solo dar un paso comenzó a mover el dedo índice de una de sus manos como si se hubiera acordado de algo. Su pierna quedó en el aire, en mitad del movimiento que estaba a punto de hacer para desplazarse. Se giró con el mismo que estaba apoyado en el suelo.

- ¡¿QUE CLASE DE IMBECIL SE QUEDA ESPERANDO A QUE LE DIGAN LO QUE ES?! - se giraba ya gritando y con el ceño fruncido, aproximándose a ella hasta llegar a estar a un par de centímetros de su cara, inclinándose debido a la diferencia de alturas. Su voz notoriamente bajó grandes octavas, pero la agresividad seguía tiñendo su tono y su expresión - Te diré algo, Pequitas, acá dentro deberías cuestionarte más qué es lo que son ellos más de lo que eres tú - acercó su mano al rostro ajeno y tocó con suavidad la nariz redondeada de la chica con el dedo índice. Al hacer esto su expresión se suavizó y su típica sonrisa volvió a aparecer - ... De todos modos todo el mundo acepta ésto con la misma tranquilidad, como si solo fueran ganado. No me sorprende de tu parte. - se alejó, irguiéndose, manteniendo la misma entonación en toda la última frase. Para terminar solo se acomodó su saco y volvió a voltearse, con intenciones de volver al banco del jardín.

__________________________________
-cortándose las venas por tener un personaje tan sorete- (?)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Dom Nov 10, 2013 10:59 pm

(Si hay una razón por la cual Aubrey no se enojo tan literalmente con Ritva es por que no le tiro insultos al aire, trato de decirle algo a su manera, sin filtros xD)

-----------------

Ritva no tardo luego de una pausa incomoda en refutar el comentario de Aubrey, algo que le sorprendió y le dejo silenciada, pues no esperaba armar tanta complejidad en el asunto con comentarios que consideraba tan pequeños para los demás. En un principio planeaba simplemente no contestar, sabia que le costaría tener la razón, y la clase de habla tan despreciadora de su trajeada compañera le lastimaba.

El viento agilizaba al bosque, sus ramas, sus tonos cambiantes, hojas desprendidas y arbustos danzantes; era una inquietud que contrastaba con la solidez de la pelirroja: parecía una silueta pétrea, escuchando en silencio y en una pose tan rígida cada palabra del primer sermón.
Sus expresiones eran claras, comenzó manifestar algo de incomodidad; Ritva, como siempre, enfatizo en causarle temor, y aunque quizás en cierto modo podía tener razón, mas teniendo en cuenta que durante el atardecer las fuerzas de los Yokais se incrementaban, Aubrey no quería aceptar su argumento, pues notaba una mala intención, una burla o alguna especie de posesión y sobre todo, ese complejo de superioridad siempre tan asqueable.

Aun así, el comienzo y las cuestiones acerca de la inseguridad del bosque fueron las más mínimas, la angustia fue verdadera cuando la trajeada hablo a partir del segundo silencio, pero el modo jamás lo hubiera predecido: Aubrey tal vez imagino un consuelo, de hecho, estaba esperando un consuelo, una idea tan tonta como cualquier ser corriente y vulgar que construye sus palabras para esperar determinadas respuestas por parte del otro y casi consolarse a si mismo; pues lamentablemente para su sensibilidad, Ritva rompió ese esteriotipo, y le contesto como no quería, y quizás peor.
En un principio, dentro de su confusión sintió que le había dicho algo ofensivo para que reaccionase así, y comenzó a culparse a si misma, incluso planear una disculpa. Prosiguió en su largo pensamiento durante el silencio, y se arrepintió de la primera idea.

Ante la fuerza de la escena, esta vez no quiso quedarse callada, deseaba demostrarle a Ritva que tenía mayores capacidades de las que sospechaba. Empezó a prepararse mentalmente para hablarle sin angustiarse y dejar con claridad que podía defenderse eficientemente, pero al mas mínimo intento de abrir la boca comenzó a tartamudear, y jamás pudo terminar ni organizar lo que quería decir. Básicamente se preocupo más en pensar en si misma, contando cada adjetivo que dirigió su compañera a ella: Carecía de identidad, y era tan inútil que no podía descubrirlo por su cuenta…. podría ser que la escuela le este utilizando cruelmente, o se trataban de bromas pesadas de Ritva, tal vez, utilizo su forma tan cruda de explicar las cosas para decirle que no se identificara con esas personas, el instituto. Aubrey siguió filosofando hasta que la estrafalaria castaña le desconcentro tocando su nariz, y término de decir todo lo que había empezado.

Conforme se alejaba, Aubrey aun paralizada comenzó a sentir una carencia, algo tenía que decir, debía explicarse o defenderse, la charla termino demasiado incompleta y debía rellenar esa cuestión.
Tomo la ultima fuerza para dotarse del habla, y levanto la voz.

-Ellos… ellos son monstruos… - Comento con tonalidad temblorosa, pero manteniendo la suficiente fuerza para que Ritva le escuchase desde su punto. Cabe destacar que Aubrey no utilizo la palabra “monstruo” con un significado necesariamente negativo u ofensivo, pero ¿Cómo se definiría a un humano con la capacidad de transformarse en un Yokai?, siendo totalmente ignorante en ese universo, y sintiéndose un tanto ajena a esas razas, con mas razón pensó en adjetivos grotescos.

-Siempre me resulto muy extraño…- continuo hablando por partes, para calmar su nudo en la garganta y no embarrar mas su imagen –pero si estamos atrapados aquí…- Enfatizo sus palabras mientras saco el invocador del bolsillo de su campera, dando a entender la relación del amuleto con la prisión que describió -¿Qué podemos hacer?...- Termino y bajo la cabeza pensando, tocando su amuleto con ambas manos, y observándolo desde diferentes ángulos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Nov 12, 2013 6:29 pm

La mujer caminó tranquilamente hacia el asiento y se acomodó, sentándose sobre éste sin prestar atención ni a la expresión física ni el silencio que había causado en la pelirroja. De hecho, en su mente ya se había borrado todo rastro de lo que había hecho o dicho anteriormente y pasó a preocuparse por otras cuestiones (de mayor importancia, presuponía): ¿había llegado a armar otro porro?, ¿sería muy tarde para ir a molestar a Garreth?, ¿qué pasa si pones un hamster en el microondas?, entre otros.

Pensó que la primera pregunta era la más fácil de contestar en ese momento y comenzó a buscar en los bolsillos de su saco algún cigarrillo, sea cual fuere. Para su sorpresa llegó a encontrarse con una caja de atados de 10 negra y con manchas celestes. Sonrió de lado. No eran de sus favoritos, pero los cigarrillos mentolados llegaban a ser muy relajantes. Sin embargo, no se esperaba que al abrir la caja estuviera vacía. Su sonrisa se transformó en una mueca y la mandó a volar frustrada, emitiendo un gruñido en voz baja.

Exhaló por la nariz colocando su peor expresión de aburrimiento y su mandíbula produjo el típico vaivén de lado a lado cada vez que sus dientes chirriaban unos contra otros. Hubiera seguido así un buen rato si una voz no hubiera captado su atención, obligándola a mirar al sitio de dónde provenía y enarcar una ceja.

... Oh, Aubrey seguía ahí.

Al reconocerla y verla rígida en la misma postura la hizo elevar ahora ambas cejas y quedarse mirándola con una expresión ligeramente sorprendida, ya no tenía ninguna manifestación de molestia o juego en su cara, solo asombro y curiosidad al preguntarse por qué se veía tan acomplejada aquella a quien llamaba Pecas. Creyó erróneamente que aquello se había acabado ahí y nada más, por lo que el encontrarla todavía pensando en la misma discusión le hizo recordar lo que había dicho y desvió la mirada con la misma expresión en su rostro y la mano en el mentón, preguntándose si algo de lo que había dicho resultó confuso o demasiado agresivo. Ninguna de sus acciones le pareció que encajaba con esas descripciones.

Luego volvió a verla, meditando lo que le planteaba y su próxima respuesta, observando mientras tanto el invocador de la affinita entre los dedos ajenos. Desde donde se encontraba solo podía reconocer una especie de roca opaca y ovalada, o un pedazo de madera tallada en una forma muy definida. Fijó la vista pero acabó por abandonar esa curiosidad y sus ojos se perdieron entre el follaje colorido que manifestaba, hasta de un poético, la muerte de las hojas y la hora del cambio.


- Puedes empezar por preocuparte en proteger tu humanidad.-

Y por unos segundos guardó silencio, apoyando sus codos en sus rodillas al inclinarse hacia adelante, finalizando con su mentón sobre sus dedos, ya que sus manos se habían entrelazado formando un arco.

-La puerta está ahí, Pecas, si te quieres ir puedes ir y hacerlo libremente. Nadie va a detenerte -siguió hablando, sin mirarla- Pero te aseguro que si vas tan armada de dudas como estás ahora, conseguirás solo más preguntas, no respuestas, o por lo menos esos serán tus resultados ahí afuera. -

Bostezó luego de todo su palabrerio y se dignó a verla por fin, sin demostrar nada en su rostro, solo la contemplaba desde esa postura pensativa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Dom Nov 17, 2013 11:50 pm

El jardín aun se expresaba fiero, aunque sin remontar con mas fuerza, las brisas soplaban con una misma intensidad, lo que volvía a sus presentes en seres mas adaptables: algunos animales regresaron a lucir sus siluetas.

Las palabras de Ritva remontaron la atención de Aubrey, rápidamente guardo su amuleto y levanto la cabeza para asentir a lo que venía. Confiaba que por parte de su compañera, seria algo interesante, aunque seguramente duro. Relajo su postura y expreso algo mas de discreción, mantuvo sus manos escondidas en los bolsillos, una sosteniendo el invocador.

Proteger tu humanidad. Pensó sucesivas veces. Seguir repeliendo lo que pesaba la enseñanza del instituto, más exactamente aquello que estaba ligado a las mismísimas formas demoníacas y su poder de destrucción. Una transformación significaría perder la humanidad, y tal vez para siempre, conforme la quemadura se expande…
Aubrey siempre tuvo de consuelo pensar que el instituto proporcionaba ayuda a estos problemas centrándose especialmente en el exorcismo: repeler las fuerzas negativas que la poseyeron, pero a su desilusión, durante sus inicios, conociendo el ambiente y especialmente en estos instantes, comenzó a cavilar que la escuela estaba fomentando estas fuerzas demoníacas, no repeliéndolas.
Su incomodidad ahora se volvió mas notoria, ahora alguien mas reforzaba esa opinión, pero también se reforzaba su inconformidad; podía salir del instituto, podía regresar a su hogar, pero aun así no estaría liberándose de su problema mas primal: el monstruo. Entonces, quizás lo más coherente seria aprender a dominarlo, antes de que este lo hiciera primero, y si es que estas eran sus verdaderas intenciones, pues Aubrey desconocía mucho acerca de que o quien convivía en su cuerpo desde que husmeo en caminos equivocados.

-E-es… es eso, e-ese es el problema… - Levanto con inseguridad -no puedo irme si no se lo que me pasa… ni lo que va a pasarme. Pensé que al llegar aquí solucionarían mis problemas… y volvería a casa rápido… -

Acudió a intentar explicarse brevemente e intentar buscar una respuesta en su compañera, pues se sentía incapaz de deducir una solución por su cuenta. Aun así, después del anterior momento de tensión, se sentía mas relajada, y del agotamiento que le causo esa descontractura, junto a la larga caminata que dispuestamente realizo antes, se cruzo de brazos en una esencia distraída. En su posición mantuvo su mirada en el paisaje que se encontraba más silencioso, y el atardecer expresaba una imagen monótona y oscura.
Una vez acomodada regreso a Ritva.

-¿Tu que planeas hacer?- Comento referente a sus anteriores palabras, aunque tal vez por tomarse su tiempo, sonó como una frase al azar. Quería saber como se comportaba Ritva en relación con el instituto, ya que también tenia una mirada un tanto disgustada sobre este; tal vez, a base de su inseguridad, planeaba imitarla, obviamente, si medianamente acordaba con lo que respondería, y si es que responde.


Última edición por Aubrey Llywelyn el Miér Dic 11, 2013 8:52 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Dic 03, 2013 10:54 am

Las iris azules de la mujer no perdieron de vista a la pequeña pelirroja durante todo el tiempo en el que hablaba. Mientras más la observaba, más le daba la sensación de que se encontraba frente a un ser débil. Débil en estructura física y débil de carácter, con convicciones tan fácilmente franqueables que la hacían un ser de lectura rápida, un libro abierto ante un catedrático objetivo. La categoría que recibía Pecas en la estructura social de la finlandesa no correspondía con alguien con quien debatir, sino con alguien a quien influenciar. No solamente era un libro abierto, era uno incompleto, lleno de páginas en blanco hambrientas de letras, palabras, textos, pensamientos y lógicas que contribuyeran con el correr de la historia. Necesitaba personajes dentro de él para darle una dirección, protagonistas que marcaran un hito y le dieran rienda suelta al potencial que podía llegar a tener, morales las cuales alimentaran la ficción que podía llegar a generar su consciente. Siguió analizando, mirando a la jovencita de arriba a abajo.

No solamente era un ser hecho de tejido vivo, al parecer su naturaleza inocente se reflejaba en su postura y en su vestimenta. No era alguien pulcra ni una persona que cuidara su imagen para transmitir cierto tipo de presunción o de determinado nivel económico. Al verla, la primera impresión que surgía en un observador era que se encontraba en relación con el entorno natural a un nivel bastante elevado. Las manchas de barro disimulaban el tono de piel de su rostro y alteraban el color de su ropa, sus pantalones y botas saliendo las más perjudicadas. Parecía una capa más además de su epidermis y ropaje de exploración, aunque también explicaba el estado emocional que abrumaba a la chica antes de que se topara con la mayor; estaba perdida, desconcertada y usando la tierra como apoyo, en una postura que transmitía la devastadora situación en la que estaba envuelta. Estaba sucia porque estaba extraviada. En el jardín… del instituto donde actualmente está viviendo.

En cuanto a sus modales y forma de diálogo, la inseguridad en sus palabras era suficiente para que Ritva se diera una idea de cómo estaba configurada su personalidad. Tartamudeaba, su tono de voz que rozaba el murmullo concordaba con el primer análisis sobre la estructura psíquica que había desarrollado en un primer momento, sin embargo, volvía a repetirse que la intriga sobre lo desconocido de alguna manera jugaba un papel importante, ¿por qué alguien estaría tan ligado a la naturaleza? ¿Por qué alguien hace preguntas a los demás? Porque tiene dudas, porque quiere ver que hay ahí afuera, más allá del follaje, entender el comportamiento de los animales… pero ahora se enfrentaba con el de las personas. Se preguntó por un momento qué clase de análisis estaría haciendo la más joven sobre ella y que en el día de la iniciación había sido llevada por el ente pelirrojo que creía que ahora director del instituto y estaba relacionado con una de las clasificaciones en los que se encerraban a los demonios cuya habilidad era manipular los “elementos” naturales, concepciones acuñadas en la Antigua Grecia y que al parecer seguían vigentes de un modo conceptual.

La capacidad de la fortuna en esos momentos para mantener su mente avocada a un solo tema en específico y explotarlo al máximo jugaba un papel fundamental para ahora quedarse absorbida en lo que ocurría dentro de su mente más que en lo de afuera. Su realidad se resumía a lo que analizaba, el entorno a su alrededor había sido reducido a la nada, dejó de tener presencia en sus pensamientos presentes. Ni siquiera decodificaba específicamente el mensaje que quería transmitirle Aubrey al hablarle. Ignoró su comentario en general, solo se quedó con ciertas palabras clave: “no sé”, “pensé”, “solucionarían” y “rápido”.

Duda, desviación de autoridad, esclarecimiento de hechos. La affinita no imponía demasiada autoridad de esa manera y la trajeada comenzaba a pensar en formas de manipularla con el lenguaje. Sin embargo, todo lo que recorría su mente se disimulaba con su mirada neutral y vacía.

Fue la pregunta lo que la hizo demostrar signos de que seguía físicamente presente en el lugar y parpadeó retomando la realidad actual. Se irguió en el asiento sintiendo recién en aquel momento la incomodidad de estar sentada encorvada.


- Errrh… uh… - Achina los ojos como tratando de concentrarse en lo que le inquirió. La seriedad que parecía portar anteriormente se borró por completo, ahora se pasó una mano por la nuca, frotándose los cabellos más cortos y juntando las cejas mientras miraba hacia la copa de los árboles como si buscara la respuesta ahí afuera¿No sé? ¿Sobrevivir? Por ahora lo que es más seguro de todo este asunto es que estamos acá para… - respira hondo y mira hacia arriba como si recordara algo- “cuidar a la sociedad de los entes, sombras y demonios que se encuentran en el mundo” vuelve a mirar a la más bajita, recitando parte de la carta que les fue enviada todos los estudiantes - Ya sabes, en otras palabras, vamos a enfrentarnos a cosas y eso implica exponernos… pero claro, todo con el objetivo de “aprender”, ¿no? Hace una mueca mientras asiente, transmitiendo su aceptación por el asunto Es lo que hay, supongo -

Miraba atenta a Pecas. Quería saber qué clase de respuesta esperaba de ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Miér Dic 11, 2013 10:33 pm

[¿Quién soy? ¿Cómo me llamo? ¿Por qué la ardilla se llama Willson? ¿Por qué tienes el pelo bicolor? ¿Por qué me controla una sandia con alma oscura?
Yo creo que mi personaje va a explotar (?)]


La conversación, expresándose tan pausada era cada vez mas profunda, por cada respuesta había una filosofía previa, y para una mente tan ingenua se volvía frustrante; con mucho esfuerzo Aubrey podía analizar críticamente su situación, desde un principio no lo hizo y por eso cometió tantos errores.

Mientras el viento surcaba entre los troncos, se sentó cansada y con una esencia desmentida, a su alrededor botaron algunas hojas y sonidos quebradizos. Perdió la mirada y continúo reflexionando a base de la impotencia que le causaba escuchar a su compañera; no deseaba luchar contra nada, ni aspirar a metas heroicas; solo quería salvarse a si misma, perder aquello que le quitaba humanidad y quizás perseverar en la ignorancia, que desde siempre se valora como un mundo oscurecido pero tranquilo. No quería tener nada que ver con universos alternos, menos si están ligados a malos espíritus y a condenar lo que formo e identifica como ella misma.

-No creí que fuera así en serio…- Comento arrepentida. -Parecía una especie como de… de metáfora, no se- A esto pauso el habla discretamente y continúo planteando dudas y respuestas.


Ya ni siquiera sabia en que estaba pensando cuando acudió a semejante viaje.
Antes, a lo único que aspiraba era a borrar aquello que comenzó a forjarse en las ruinas que la conectaron con el mundo espiritual, pero lo que estaba considerado un cofre de respuestas es ahora otro problema, mientras fue expuesta a la responsabilidad que pesaba en el instituto (y ahora mas que nada conciente), el rechazo, la duda y el miedo se agigantaron; no tenía solución de la cual sostenerse, y su carencia psíquica lo necesitaba urgente de fuentes ajenas, por eso comenzó a cuestionar a Ritva.
Así como requería gran esfuerzo para comprenderla y optar por una buena cara a su sarcasmo muchas veces hiriente, en el fondo sentía cierta admiración a su personalidad. Sean buenas o malas observaciones, Aubrey quería estar muy segura de que hacer, tomarse la situación a la ligera, sentirse completamente ajena a todo lo que estaba pasando, como Ritva, que sin importar lo sucedido no parecía preocupada y a su vez tenia muy en claro su opinión, por lo que parecía una persona inteligente y madura.
A esto, el silencio quiebra repentinamente.

-¡No lo pueden estar diciendo en serio!... ¿verdad?- Exclamo con preocupación, aun estaba mintiéndose a si misma y perseveraba la negación. Estaba tensada sobre el suelo esperando lo peor, se había arrepentido de abrir la boca, pues seguramente la próxima respuesta le dejaría más en claro, que no era verdad su negación rosada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Garreth Zhang

avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/06/2013
Edad : 24
Localización : Habitacion 6

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Miér Dic 11, 2013 11:26 pm

-...lamentablemente, sí estaban hablando en serio -una voz masculina se hizo escuchar de manera clara desde la proximidad, proveniente de la misma direccion en donde habia aparecido la pelirroja al principio.
Garreth salio con andar sereno y despreocupado desde detras de una linea de arboles, mostrandose por completo frente a las otras dos. Se lo veia tranquilo, llevando las manos en los bolsillos y con el cuello de su chaleco levantado para cubrir su nuca de la brisa fria del otoño.
Las observo a ambas brevemente, arrugando la nariz luego de pasar la vista sobre Ritva (el aroma que despedia por haber estado fumando penetraba en su nariz gracias a su olfato fino) y luego planto la mirada en Aubrey, dirigiendose a ella hasta quedar parado a unos metros.
-estabamos buscandote... el resto de tus compañeros Affinitas ya han terminado la clase y la mayoria vuelto a lo suyo, pero les extrañaba que no hubieses regresado... varios se pensaron que huiste de clases -con ojo critico capto las señales de cansancio y resignacion de su lenguaje corporal, ademas de que su aspecto evidenciaba que habia estado caminando entre los senderos humedos del jardin por un largo rato.
Efectivamente el habia salido a buscarla, igual de extrañado que los demas al ver que no volvia. Podria haber asumido el tambien que ella habia saltado su clase volviendo a su habitacion, de no ser que el rastro de su aroma se perdia profundo en el jardin. Asi fue como de a poco empezo a captar la conversacion de ambas jovenes a medida de que mas se acercaba a ellas. El viento habia ayudado a llevar los sonidos hasta el... habia escuchado solo la mitad del debate, pero entendia lo que habian estado discutiendo.
-...volviendo a lo que decian... -se metio en la conversacion sin mucho cuidado -despues de ver y experimentar lo que ocurrio aquel dia de la clase de transformacion, aun seguirias cuestionandote si esa carta iba enserio?... -se dirigia principalmente a Aubery porque sabia que Ritva habia sido una de las tantas personas en desertar de aquella clase desde el principio -si tan infelices estan de ser parte de todo esto... simplemente podrian aprender a como manejar la cosa y luego irse del lugar... por lo menos sabran como defender su mente y cuerpo de la influencia de la energia demoniaca y podran volver a sus vidas normales... o algo asi... -no era un comentario agresivo, mas bien una sugerencia con buena intencion, o eso pretendia. Se rasco la cabeza, reflexionando.
Entendia que no todos se habian resignado a tener algo de naturaleza demoniaca dentro suyo y no sabia si habia un metodo de extraer dicha energia de un individuo sin dañarlo, por lo que la unica solucion que encontraba a aquello era aprender a controlarlo y no dejar que la energia avanzara sobre el alma propia.
-...pienso que se correria el riego de alguna vez confiarse demasiado y perder dicho control... pero una persona de mente fuerte y decidida no deberia tener mucho problema... -bajando un poco la voz, ya habia comenzando a divagar en el tema, mas hablando para si mismo que para las otras dos.

-----------------
[ola ke asen (?)]

_________________
 Like a Star @ heaven  Like a Star @ heaven
by ~Mirandaw

In a moment you will see my other side
When I’m confronted
My demeanor turns from Jekyll into Hyde



by ~raveofwolf


[Lo que aparece entre corchetes son palabras del autor, no se debe tomar como parte del rol.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://k-oswolf.deviantart.com/
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Jue Dic 26, 2013 6:32 pm

Las palabras de Aubrey sonaban tan inocentes, que la expresión de la fortuna se tornó incrédula. Casi sentía que discutía con una niña, lo que volvía a la situación una molestia de tener que lidiar con ese tipo de pensamiento tan infantil, ¿qué clase de respuesta estaba esperando de ella? Separó los labios como dispuesta a contestarle con frialdad como lo había hecho desde un principio pero al ver la presencia del Pitufo emerger de entre los arbustos (porque ella tenía la visión de él más al frente, a diferencia de Aubrey que se encontraría con él a sus espaldas) alzó las cejas y lo dejó hablar, sin hacer ningún comentario ante su irrupción tan poco educada.

Cuando finalizó su entrada tan “espectacular”, los brazos de la trajeada ya estaban cruzados y sus labios curvados en una sonrisa. Por su mente corrían varias conjeturas sobre lo que aquella mirada puesta sobre ella quería transmitir, pero se imaginó que de cualquier forma siempre sería de esa manera debido a lo que su figura significaba para él, de todo menos “bonita y buena”.  Bostezó mientras las palabras del chico volvían a repercutirse en el aire y lo señaló con la palma abierta.


-Y este es un claro ejemplo de cómo alguien se mete en una conversación sin que se lo invitase, Pecas – dijo esto como si se lo explicara a la pelirroja, luego volvió a ver a Garreth – ¿Te importa? Le estaba dando instrucciones de cómo armar un ejército revolucionario contra unos semi demonios demasiado embebidos en sus habilidades y en el mundo paranormal, y si bien sirves para visualizar la clase de enemigo a la que me refiero, estás haciéndome perder el tiempo –

Y así, con ese discurso, se propuso a defenestrar la presencia del hombre y quitarle importancia. Lo que menos le faltaba era otra fanática de los demonios y los fantasmas con qué lidiar, y de por sí ya la chica estaba lo bastante confundida para hacerle dudar más sobre dónde estaba, qué era y cómo salvarse. Ritva había estado ganando terreno y sabía muy bien que podía convencerla sin caer en las instrucciones tan encerradas, cuadradas y poco empáticas que ofrecía el mayor de las tres, porque de por sí no eran instrucciones, eran apreciaciones sobre la situación que ella tenía y que no se las imponía, solo se las dejaba para que las tome o las deje. Continuó hablándole a la pequeña affinita como si Garreth no existiese.

-Mira, puede que no estén hablando en serio, puede que en vez de lo que dice la carta nos estén empleando para destruir el mundo o quemar todas las Biblias posibles – esto lo dijo con una sonrisa en la carapero,  ¿a ti qué? No tienes que ser muy inteligente para centrarte en lo que te conviene. No tienes por qué tomar como verdadera ninguna de las mierdas que te digan, solo has lo que creas necesario para sobrevivir y seguir conservando lo que quieres de ti el tiempo más largo posible, y los demás se pueden ir al Infierno –

Finalizó mirando unos segundos al Reincarnate, limpiándose las mangas como si se hubiera ensuciado de polvo al realizar alguna tarea. Aquello quería simbolizar lo mucho que le afectaban las ideas de su compañero.

Nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Dic 31, 2013 12:46 am

[y cuando Garreth aparece entre los pastitos, suena esto https://www.youtube.com/watch?v=0XDQXYl2Ypk]

Vaya imprevista aparición sacudió los arbustos otoñales. Garreth irrumpió la escena casi irrisoriamente, porque después de escuchar lo que escucho no podía dejar pasar una charla que rondaba por los puntos más codiciosos para ejercer su orgulloso y fantástico parecer. Conformaba parte de su personalidad terca, egoísta y estricta, las propuestas del instituto eran sus verdades absolutas.
Aubrey estaba bastante sorprendida por la aparición de su compañero, con tanto conocimiento sobre la conversación, y con tanta necesidad de cortarla, se preguntaba si todo este tiempo estuvo escondido entre los arbustos picudos, empapándose de hojas secas hasta encontrar el momento oportuno de salir a debatir, que parecía tan disconforme con los opiniones de Ritva como si pronosticase la sustancia del caos, repeler un poco el instituto parecía tan horroroso como atentar contra la mente de una sandia todo-poderosa.

-N-no fue mi culpa ¡Estaba con los ojos vendados y camine por donde pude!- Contesto una vez se volteo y percibió la presencia del joven. Imaginar el susto que género su fuga accidental le hizo sentir culpable de todos modos, pero trato de justificarse avergonzada.

Con la forma tan chocante y disparate que tuvo de entrar al debate, Aubrey presintió que estaba efectivamente molesto, o al menos no muy emocionado de su desaparición, y de encontrar una casual charla con Ritva sobre identidad y demonios.
Prácticamente su forma de expresión olvido ese cuento sobre el respecto, aunque intentase ser respetuoso frente a su pequitas favorita su contestación era en el tono que fuese: agresiva y cerrada. "Lo que no quería afrontar debía afrontarlo de todos modos, estaba condenada a experimentarse como un monstruo y a absorber todo lo que no quería de un lugar profanado por malos espíritus". Resonó interpretado amargamente por la sensible mente de Aubrey, realmente el consejo de Ritva sonaba mucho más amable y atractivo.

Pudo intentar responder dudosamente las últimas palabras del joven si no fuera por que Ritva continúo antes que ella, cortando el habla y desmoronando lo que estaba planeando decir a la frágil defensa. Su contestación le resulto tan estrafalaria como disgustosa, aunque supuso que era plena intención de ofender, repeler y continuar con lo suyo. Así parece que intento cumplir el manejo, pues después de escupirle veneno al visitante finalizo dirigiéndose especialmente hacia Aubrey.
Entre tanta complejidad de respuesta, y la presencia de Garreth que no le pintaba muy buen final, quiso ir al grano dirigiéndose a ambos.

-Pero... s-solo quiero ir a casa…-

Así quiso dejar en claro lo muy interesada que estaba por aprender nuevos trucos, no le importaba cualquier fantasioso peligro que Garreth pudiera describir, ni perderse del maravilloso mundo de lo sobrenatural, ni siquiera sabia como tenerlo en cuenta, si creer o no en lo que estaba viendo. Solo quería regresar al pasado y olvidar la existencia de tan desagradables sombras, casi como si el olvido corrompiera mágicamente sus existencias. Por el momento Aubrey estaba bastante negada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Garreth Zhang

avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/06/2013
Edad : 24
Localización : Habitacion 6

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Dic 31, 2013 2:11 am

Mientras escuchaba las respuestas de las otras dos a su interrupcion, caminaba a paso lento rodeandolas, casi como estudiandolas desde la distancia. En realidad estaba buscando en donde asentarse, pero no perdia detalle de lo que ellas decian, por lo que casi parecia acecharlas. Termino apoyado en contra de un arbol de tamaño medio, cercano a donde estaban.
Que Valkoinen se comportara como una tutora en el arte de la vida dentro del instituto le causo algo de gracia. No simplemente por el hecho de la burla hacia su aparicion y metida de cabeza en la conversacion... aun drogada como estaba, a la joven pelinegra se le notaba una actitud de lucirse frente a Aubrey como si tratara de venderle un producto y el hubiese aparecido por competencia, con otro similar, pero al parecer de menor calidad. Su ademan de limpiarse el polvo de sus mangas solo le provoco alzar un poco el menton de maner altanera, como si mentalmente le estuviese contestando con un "ah, si?".
-tienes una protegida, Valkoinen? que linda... -levanto una ceja intentando contener una risa, lo que se traducio a un leve ronquido -....jugando a la rebelde y teniendo ideas de conspiracion nacidas a partir de la marihuana... -negaba con la cabeza con expresion sarcastica y una media sonrisa -....ya oiste Aubrey, puedes escucharla, pero yo no confiaria en las palabras de alguien que alucina con unicornios rosas en este instante mientras hablamos(?)....
Aun asi, si habia algo minimo en lo que concordaba con Ritva, era aquello de tomar lo que le convenia a uno y guiarse a partir de ello, sin importar lo que los demas querian inculcarle. Pero nunca iba a expresarlo de esa manera, nunca abiertamente... A el le convenia aceptar varias cosas de aquella realidad que le ofrecia el instituto... Bajo por unos segundos la vista sintiendo de la nada una puntada de culpa, algo alarmado por el resurgir de tal sentimiento. Pero tan instantanea como la sintio, esta se desvanecio, disimulando el movimiento de sus ojos como si simplemente se hubiese fijado en donde estaba pisando, asentando mejor su peso sobre sus pies.
Siempre encontraba sensata una minima parte de lo que Valkoinen decia, pero el resto chocaba contra el de manera tan estrepitosa que no podia darle cabida a considerar como algo sensato sus ideas completas. Se pregunto que es lo que ella esperaba de todo aquello si en realidad lo veia como algo negativo y tan molesto al tener que vivirlo... ¿Por que estaba alli en primer lugar? Lo mismo se preguntaba de Aubrey, pero por razones distintas.
Iba a continuar con su respuesta a todo aquel circo de pavoneos, pero la vocecita de Aubrey le acallo por el momento. Y toda diversion, finjida o no, se desvanecio de su rostro.
Aquellas palabras realmente inocentes pero decididas le pegaron como un baldazo de agua fria, y parpadeo unos momentos, perdido en pensamientos. Su vista estaba dirigida a Aubrey pero no la miraba a ella, manteniendo sus ojos fijos en un punto cercano a la pelirroja. Tenia el ceño levemente fruncido y la boca relajada, casi pudiendo escucharse como su mente trabajaba en ese momento, procesando varias cosas a la vez que aquella simple frase le habia disparado.
Luego de darle tantas vueltas en su cabeza a ideas de las que concluyo que podian poner en juego y evidencia varios asuntos personales si salian de su boca, decidio arriesgarse en expresar la cuestion que maquinaba anteriormente.
-...y entonces... por que vinieron? -largo al aire preguntando a ambas, primera vez para Aubrey y segunda vez para Ritva, arriesgandose a recibir las mismas evasivas que esta le tiraba siempre cuando se trataba de ese tema. Ella misma le habia dicho que preguntara antes de asumir hechos... pero si luego lo paseaba con evasivas en sus respuestas, era casi lo mismo que asumir cosas ciegamente. ¿No era mas facil decir que no tenia ganas de responder?
Pero alli estaba de nuevo, volviendo a la misma cuestion, casi estirando el cuello de anticipacion, mientras cambiaba la mirada de manera curiosa desde una joven a la otra.

_________________
 Like a Star @ heaven  Like a Star @ heaven
by ~Mirandaw

In a moment you will see my other side
When I’m confronted
My demeanor turns from Jekyll into Hyde



by ~raveofwolf


[Lo que aparece entre corchetes son palabras del autor, no se debe tomar como parte del rol.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://k-oswolf.deviantart.com/
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Vie Ene 03, 2014 8:24 pm

Chichis, esto va para todo el foro en general y para el que lee (?): Puede que me tarde en escribir un poco porque ando de parranda con Cami 8D Así que si tardo, es por eso D:
___________________________________
Los pies del único hombre presente se encargaban de pisar el pasto en una circunferencia alrededor de dónde estaban las dos muchachas. La mirada de Ritva seguía al Reincarnate hasta donde la posición de su cabeza permitía, sin embargo, no era acusadora ni curiosa, solo lo seguía divertida ante tal acción, le parecía que intentaba intimidarlas y que, por su parte, le salía muy mal. En su mente se recreaba la imagen de un Pitufo muy estúpido para simbolizarlo, a causa de su propio divertimento para con su persona. Por eso no le caía para nada mal su compañero tan fanático sobre los asuntos paranormales.

-¿Celoso, Garreth? – alza las cejas y le sonríe felinamente - … ¿O asustado?-

El chico era consciente que la fortuna no era exactamente la representación maternal de la bondad y la pureza, por ende, el hecho de que fuera considerada por alguien como Aubrey como un ser del cual tomar de ejemplo podía verse como algo muy peligroso.
 
-Los unicornios rosas son bonitos, más cuando cagan arcoíris por el camino en el que van – finalizó su discurso con respecto a lo que dijo el chico y sonrió contenta como si estuviera orgullosa de la verdad (?). Movió sus hombros a los costados pavoneándose, acabando con las manos detrás de la nuca y tirándose lentamente hacia el asiento para acostarse sobre el concreto del banco. El efecto de la droga se le había pasado bastante y solo quedaba esa gracia y neutralidad por casi todo.

Podría haber seguido con su estado de liberación y calma alteradas por la marihuana hasta que las palabras de Aubrey volvieron a repetirse, el hecho de que quería volver a casa. Fue subiendo lentamente hasta sentarse portando una expresión de desagrado demasiado evidente.


-… Ya te señalé la puerta de salida – las iris de sus ojos giraron a través de la esclerótica y decidió dejar el tema ahí. Sabía que sus palabras ofenderían a Pequitas y no pretendía volver a repetir su opinión al respecto. Le cansaba que se quejara todo el tiempo sobre eso. Fue inmune al silencio incómodo producido luego de tal declaración de la pelirroja y lo adjudicó a que Garreth no había escuchado aquello antes. Volvió a su posición de descanso sobre el banco.

Segundos después del momento en donde ya no había más palabras, la voz masculina volvió a repercutir en el ambiente y abrió un ojo para ver si la estaba mirando a ella también, lo que corroboró. Su ceño volvió a fruncirse, frustrada ante los sentimentalismos de una y la curiosidad del otro. Resopló y la mirada de fastidio esta vez se clavó en el Reincarnate, ¿qué acaso todo el mundo no podía dejar sus comentarios dentro de su cabecita y pensar por un momento si no contenían un alto de nivel de estupidez? (?) En ningún momento mencionó deseos de querer irse a su casa.


-…Espero que no me estés hablando a mí también – permaneció con esa cara unos momentos más y luego volvió a recostarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Ene 07, 2014 3:25 am

Una vez se irrumpió la seriedad en el ambiente, las intenciones de Aubrey comenzaron a perder sentido. Probablemente no recibiría más respuestas de Ritva con la misma objetividad del principio, seguramente la situación terminaría delirando a otra tonta discusión entre el chocante dúo; peleas, drogas, alucinaciones de unicornios rosas, nada de lo que Aubrey este demasiado interesada actualmente, por lo que tomo preferencia a retirarse y no ser participe de una pelea, al menos no en un momento en el cual se sentía mas angustiada y necesitaba algo de tranquilidad para pensar las cosas.
Con o sin marihuana, las opiniones de Ritva sonaban mucho más convincentes. Empezó a disgustarse por la actitud de Garreth; queriendo defender sus ideales buscaba convencerla de maneras torpes, arruinando la imagen de su trajeada compañera con un par de pequeños insultos, sin realmente refutar todo lo que había dicho que ni siquiera parecía una idea muy endurecida; simplemente le propuso hacer lo que quisiera y arrastro una visión bastante neutral, aunque agregando sus cucharadas dulces de disgusto.  

¿Por qué decidió venir al instituto? Pensó casi ignorando la respuesta de su amiga, su última frase se dirigía más a Garreth, a quien quiso explicarle brevemente que no tenía sus mismos objetivos. La primera confianza que le ayudo a proponerse la estresante meta de viajar hasta Japón fue un poco extraña, pero la incertidumbre de sus cicatrices y vivencias traumáticas, mas bien misteriosas, le ayudaron a la codicia de buscar respuestas; Aubrey llego el 8 de Julio a Gesshoku ilusionada con desligarse de sus heridas, casi ignorando aquella verdadera esencia del lugar, ella estaba segura de que nada se volvería tan tormentoso y complejo como para obligarse a perder su humanidad. Quería ser normal, en pequeño resumen.

Pensante, bajo la mirada con desgano, pretendiendo organizar una respuesta breve; sosteniendo o no una idea verdadera ella estaba segura de que Garreth atacaría verbalmente con sus caprichos, o al menos no la escucharía como quisiera si respondiese con complejidad, sin mencionar que emocionalmente no se sentía lo suficientemente bien como para tolerar un habla extenso sin angustiarse antes de terminar.

-N-no estoy segura… sinceramente…- Nombro temblorosa y luego levanto brevemente la voz para terminar, sin perder la carencia de rigidez que conformaban sus anteriores respuestas -Pero creo que me equivoque-

Una vez respondió, entre el silencio decidió retirarse oficialmente, se volteo hacia el instituto y comenzó a alejarse lentamente a buscar una habitación donde descansar y reflexionar las cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Garreth Zhang

avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/06/2013
Edad : 24
Localización : Habitacion 6

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Ene 07, 2014 12:50 pm

La brisa aumento suavemente en un ventarron algo brusco, el cual removio las copas de los arboles, haciendo nevar el jardin con hojas amarronadas, acompañando los temblorosos pasos de su compañera Affinitas mientras esta se alejaba del lugar de los hechos hacia el edificio del instituto.
El cuello de su chaqueta se agitaba con la corriente de aire al igual que su ropa, pero el joven permanecia inmovil en el lugar como firmemente clavado en la tierra, observando a Aubrey en la distancia.
-....pfft, por supuesto que no estaba hablandote a ti... -solto en un suspiro irritado girando los ojos con pesadez, respondiendo al ultimo comentario que su otra compañera habia hecho, la cual volvio a retraerse en su pequeño mundo, indiferente ante la partida de Aubrey.
Por un momento se propuso seguir a la pelirroja e intentar volver a entablar conversacion con ella, pero en algun tema mas ameno... quizas invitarla a ir por chocolate caliente o algun tipo de recreacion para distraerla un poco. No habia sido ajeno a toda la sensacion de angustia que ella habia estado emitiendo todo ese tiempo, pero ahora, cuando se pensaba todo lo que habia dicho en los ultimos minutos por segunda vez, noto que quizas habia sido un poco brusco con sus palabras.... Un poco?...(?)
Perdio la iniciativa en ir a buscarla instantaneamente ya que probablemente Aubrey lo estaria odiando en ese momento. ¿Quien se pensaba que era el para aparecer de la nada y reventar las burbujas de esperanza inocente de otra persona? El auto-regaño caia sobre el como si alguien mas le estuviese hablando en tono autoritario, al igual que si fuera un niño el cual se habia mandado algun lio.
Giro la cabeza hacia un costado levemente, observando atento, cerciorandose de que realmente no habia nadie alli ademas de el y Valkoinen, y que nadie mas le estaba dirigiendo palabra... Aun asi, estaba casi seguro de que algo habia escuchado y que las sensaciones de equivocacion y culpa no habian sido disparados por sus mismos pensamientos.
Sentia cierta pesadez sobre los hombros que no lo abandonaba aunque los flexionara, incomodo. Finalmente se dejo deslizar en contra del tronco del arbol en el que estaba apoyado, cayendo sentado junto a este... Cada vez que aquella sensacion lo asaltaba, el cielo estaba gris, tormentoso, como las nubes que se acercaban por un costado del cielo... Por fuera se veia tranquilo y de expresion aburrida, con cierto tono de decepcion quizas por la reciente charla. Por dentro, bullia inquieto como un hormiguero revuelto, energia e impulsos contenidos por demasiado tiempo que lo hacian desear por algo de accion violenta... Odiaba el estancamiento prolongado en la falta de movimiento y actividad por la que estaba pasando en aquel momento, lo hacia revolcarse en pensamientos nada sanos en los que caia, presa de un circulo vicioso del cual no podia salir.

Y a pesar de todo, todavia no se habia retirado del lugar. A unos metros reposaba una de las personas que mas disgusto e irritacion le causaba en el instituto, pero el Reincarnate habia optado por sentarse alli, compartiendo todavia el ambiente tenso de la zona con ella, quizas por efecto de su tipica testarudez, su actitud estupida de "no cedere terreno, no me dejare ganar". Si, era lo mas probable... Sin embargo, ultimamente habia estado sintiendose bastante solo, tanto que ya no le importaba si tenia que aguantar a gente que normalmente preferia tener lejos. No le importaba tener que lidiar con comentarios rebajantes o actitudes irritantes, lo que fuese por no sentirse absolutamente solo entre las paredes de Geshokku.
Esa habia sido su intencion inicial al interrumpir la conversacion de las dos chicas, tener un poco de compania, pero sus palabras impulsivas terminaron por traicionarlo, alejando a la que mas parecio tenia de ambas, y muy probablemente tambien poniendola en contra de el... Way to go, Garreth...

_________________
 Like a Star @ heaven  Like a Star @ heaven
by ~Mirandaw

In a moment you will see my other side
When I’m confronted
My demeanor turns from Jekyll into Hyde



by ~raveofwolf


[Lo que aparece entre corchetes son palabras del autor, no se debe tomar como parte del rol.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://k-oswolf.deviantart.com/
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Ene 07, 2014 3:39 pm

Efectivamente, la finlandesa apenas si se percató de que la pelirroja se retiraba del lugar (pasados algunos minutos, ya que casi se había dormido arriba del banco) suspiró llena de satisfacción y estiró los brazos, preparada para otra siesta. Una presencia menos de la que ya no tenía que preocuparse, y estaba segurísima de que eso implicaría que la soledad volvería a ser su única compañía, perfecta para escuchar sus ronquidos quizás (?). Todo parecía implicar que saldría ganando salvo que un sonido muy tenue permanecía a una distancia lo suficientemente cercana a ella para ser catalogado de molesto. Cuando levantó ligeramente el cuello para saber de qué se trataba, se encontró con una mirada celeste perdida por algún lugar del jardín perteneciente a una estatua sentada bajo un árbol.

Este hecho le llamó brevemente la atención. Literalmente la única persona que podía llegar a generarle interés al escocés se había ido y solo estaba ella a la que se consideraba a sí misma como una mierda andante, mucho más con el ahora castaño oscuro con el que había participado de varias peleas, tanto físicas como discusiones, por lo que era obvio que su persona representaba todo aquello a lo que Garreth querría eliminar de la faz de la Tierra. Hizo una mueca mientras parpadeaba ante este hecho llamativo y volvió a recostarse mirando hacia arriba pensando en los motivos por los que no se había levantado e ido, que abandonó casi al instante encogiéndose de hombros. Todavía carecía de esa empatía para con los demás para imaginarse que le cruzaba por la mente al señor de los músculos y el poco cerebro para quedarse ahí todavía. Cabe destacar también que no sentía la atmósfera tensa a su alrededor, para ella, él solamente estaba… ahí. Pero no había nada divertido con estarlo.

El silencio reinó durante mucho tiempo, hasta que uno de los pies de la mujer comenzó a balancearse hacia los costados, seguido de una serie de sonidos que salían por su nariz, no por su boca al mantenerle cerrada, tratando de imitar el ritmo de una canción que permanecía en su cabeza. Estaba tan alegre (entre comillas, porque verdaderamente solo estaba… como siempre) que hasta dejó la bocaquiusa y comenzó a cantar en un tono bastante bajo.


-From evening to morning, and morning to evening, I want to drink something stronger than a man comenzó entonando las estrofas de un tema de korpiklaani From evening to morning and morning to evening, I wanna drink ‘cause that’s what I am-

El “Beer beer!” del estribillo lo entonó con risitas de por medio, siguiendo con su canto alegre sin molestarse en preguntarse si le llegaba a molestar a Garreth. Su pie seguía balanceándose al ritmo de la canción al igual que lo empezó a hacer la cabeza de la mujer como si nada en la vida le importara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Mar Ene 07, 2014 4:40 pm

[Bueno, mi personaje partio para el instituto, asi que supongo que me retiro por que nadie le corto la ida. Al menos que pase alguna otra cosa que le llame la atencion o algo, el rol creo que queda solo para ustedes xD]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kamala Looper

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 02/12/2013
Edad : 24
Localización : Habitacion 5

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Jue Ene 09, 2014 3:07 am

Holis! Me aburro y mucho asi que queria algo de rol , no se si puedo metere pero ahi va (remetida ella (?)) Si molesta no puede o algo nada mas diganmelo y borro el mensaje!
----------------------------------------------

Hacía ya mucho que la joven psyche no salía al exterior de aquella institución ya fuese para visitar Japón y ver sus excéntricas calles y su curiosa gente o simpemente para ver los exteriores de la que ahora era su residencia y estaba lo suficientemente aburrida y sola como para hacerlo sin que el asco del recuerdo de que la ultima vez que fue dentro del bosque se enterró en barro,  pudiera afectarla, sim embargo esta vez se prometió así misma que sería algo más  prudente y cuidadosa esa vez, ya se iba haciendo famosa por ahí de sus pies de broma y su equilibrio de risa. Tomó el abrigo y la bufanda pues el tiempo no era para nada de su agrado, bien diferente de su amada Turquía donde el sol era el compañero día y tarde y por lo tanto también del calor. Caminó fuera del instituto con una expresión neutra si no encontraba nada interesante se volvería de nuevo aún que no hiciese nada.

Las ramas hojas y demás porquerias que había en el suelo del bosque crugian debajo de sus pies y de nuevo tuvo que recordar que debía caminar despacio y con prudencia si quería seguir por ahi y vaya que si quería en ese momento se dio cuenta de lo extraordinariamente hermoso que podía ser el jardín a la luz del día, viendolo todo detenidamente, la coteza de los árboles las marcasy hasta el susurro que hacía el viento al pasar por entre sus ramas se podía apreciar que aquel lugar ya tenía sus años y así una vez más se pregunto cuan viejo era aquella institución, su mirada se deslizó hacia atras para ver el instituto el enorme edificio que era y lo majestuoso que le parecía, bueno al menos para ella. Por culpa de la distracción ahora estaba caminando hacia atras y apenas se dio cuenta del detalle hasta que choco contra un árbol y casi se cae, por suerte pudo apoyarse en una rama para no caer de nuevo al terrible barro, , suspiró aliviada. Miró a los alrrededores por si había alguien que la hubiese visto y a primera vista obviamente no había nadie, no, si que había alguien, Kamala muy sorprendida giró su rostro a lo que parecía ser la silueta de alguien con un gorro chaqueta y cabello pelirrojo, de inmediato se puso presentable y decidió ir hacia aquella persona, total, mejor que ir sola.

A cada paso que daba más se definia su silueta recalcando que se trataba de una muchacha joven y creyó haberla visto alguna vez por el interior del instituto, ya cerca de ella sonrió lo más amigablemente que pudo.

- hola! Te has perdido? -lo dijo en broma por supuesto pero ahora que lo pensaba creyó que ella misma se había perdido...muy bien kam
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bluecrystals7.deviantart.com/
Garreth Zhang

avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/06/2013
Edad : 24
Localización : Habitacion 6

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Jue Ene 09, 2014 3:49 pm

[parece que a Aubrey todavia no le toca irse de la accion! /o/ (?) no hay ningun problema Etsu, el rol es abierto OuO/ a proposito, para acomodar la linea temporal(?) este tema pasa antes que el de los duendes, verdad? XD]

Con las piernas recogidas hacia el pecho, apoyaba los codos en las rodillas y la cabeza en una de las manos, teniendo los ojos entrecerrados y la mirada perdida y distraida. Por el momento en el que el silencio duro, su concentracion saltaba de un sonido al otro: del rechinar de las ramas bajo en viento y los silvidos que este hacia al pasar entre las mismas, al revoloteo de algun que otro pajaro en la copa de arboles cercanos, los pasos de Aubrey en la lejania, traducidos en crujidos al ser aplastadas las hojas secas bajo su peso, otros pasos que provenian de una direccion no muy lejana a donde estaba la pelirroja, cuidadosos y algo torpes, pertenecientes a alguien que aun no habia podido identificar...
Otro sonido mas cercano lo distrajo de los del jardin; el rozar de la tela del pantalon de Valkoinen contra la superficie del borde del banco en el que estaba tirada, al moverse ritmicamente la pierna de esta, y el tarareo tenue que luego fue aumentando en canto. Hizo una mueca con la nariz, torciendo la boca y levantando una ceja, mientras dirigia brevemente la mirada de reojo hacia ella. Se la veia de muy buen humor, quizas demasiado. De nuevo, aquello podia atribuirse a que hace unos minutos habia estado fumando... De cualquier manera, parecia estar disfrutando de unas vacaciones placenteras en algun hotel tranquilo mas que estar en el instituto.
Por un momento se concentro en la letra de la cancion que cantaba entre risas y termino de reconocer la tonada. Era una cancion que habia escuchado un par de veces antes.
Levanto la cabeza mientras inhalaba, dispuesto a hablar, a hacer salir por sus labios un "conosco esa cancion" solamente por hacer algun comentario, pero al fijar la vista en direccion hacia la chica se detuvo en seco abriendo ambos ojos como platos. Mas alla de ella, bordeando los arboles del lugar, una silueta le llamo la atencion y pudo jurar que parecia femenina. Femenina y extrañamente familiar... Conteniendo la respiracion, parpadeo un par de veces con ansias para comprobar si solo era su imaginacion, pero para su horror la silueta era ahora una masa negra y nubosa con un craneo por cabeza, de cuatro cuernos y un solo ojo que lo observaba fijo desde la distancia.
Pudo sentir como su corazon aceleraba cada vez mas a cada nuevo palpitar y sus musculos tensandose por el repentino subidon de adrenalina que le ataco. Alli estaba de nuevo aquella criatura que habia perseguido una noche hace bastante tiempo, luego de salir de cazadores de demonios con sus compañeras... Inmovil, parecia esperar que el Reincarnate saliera de nuevo en su persecucion, pero este solo cerro la boca apretando los labios, manteniendo una expresion livida.
"Ignoralo.... solo ignoralo y se ira", pensaba una y otra vez, pasando rapidamente la vista hacia la Fortuna. Un ruido insoportable subia de tono en sus oidos, muy parecido al ruido blanco. Se cruzo de brazos apretando los puños y aparentando tener frio de repente para disimular todo su repentino nerviosismo y el temblor que lo recorria. Comenzo a sudar frio y respirar levemente mas fuerte de lo normal.
-heh conosco...... conosco esa cancion.... como se llamaba la banda?.... -hablo de manera extraña, falsa, y rodo los ojos haciendo que intentaba recordar el nombre, pero volvio a posarlos fijos en Ritva despues de unos segundos, intentando no mirar mas alla de ella -oi, Valkoinen... podrias..... hacerme un favor?..... es algo simple..... tonto.... -el ruido de estatica aumento a tal punto en que apenas podia escuchar su propia voz salir de su garganta -solo dime... si ves algo extraño en aquella direccion.... -descruzo uno de los brazos para señalar hacia donde se encontraba aquella alucinacion suya, aun observandolo entre los arboles. Mientras, bajo la vista al pie que Ritva movia y se concentro en el vaiven intentando distraerse con algo mientras esperaba la contestacion, fuese cual fuese...

_________________
 Like a Star @ heaven  Like a Star @ heaven
by ~Mirandaw

In a moment you will see my other side
When I’m confronted
My demeanor turns from Jekyll into Hyde



by ~raveofwolf


[Lo que aparece entre corchetes son palabras del autor, no se debe tomar como parte del rol.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://k-oswolf.deviantart.com/
Aubrey Llywelyn

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 23
Localización : En la fogata del jardín

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Jue Ene 16, 2014 12:24 am

Dirigiéndose a un paso acelerado hacia el instituto, estaba excesivamente concentrada en llegar a su habitación para tranquilizarse, casi desligándose de su entorno replanteaba momentos incómodos, disgustos y realidades crudas que la angustiaban al punto que casi no se percato de que alguien mas se aventuraba por el enchastrado jardín, ni aun tratándose de una presencia ruidosa, que quebraba las hojas hasta con pasos calculados, y lo mas detonante: su distracción le descuido de los árboles tan evidentes que acompañaban a la boscosa ambientación de las afueras del edificio.
Aubrey se entero de la existencia de Kamala en el instante que decidió presentarse con un saludo amistoso, su voz la detuvo de un susto, pues casi lo tomo como un sonido espontáneo que corto tanto estrés revoloteando por su mente, dejo de pensar por unos momentos. De inmediato se volteo a la Pysche e intento esconder lo mejor posible su rostro preocupado, que seguramente se contemplaría desagradable, en ese momento deseaba evitar preguntas angustiosas y sentía la oportunidad de entablar nuevas amistades, olvidar un poco la tensión que le provoco escuchar a sus otros compañeros después de animarse a enfrentar la realidad que la condenaba actualmente.

-No… si, estaba perdida al principio, pero es solo que no veía donde caminaba… eh… ¡Ho-ola!- Trato de ambientarse con una actitud mas alegre, aunque en cierto modo destaco una falsedad, un planeamiento excesivo de lo que tenia que decir. Mientras dirigía la vista a su compañera iba acercando pequeños pasos hacia su ruta, casi caminando lentamente de espaldas, no necesariamente deseaba cortar el inicio de la conversación de Kamala, pero si tanto nerviosismo le volvió mas inquieta, aun seguía muy pendiente de sus problemas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ritva Valkoinen

avatar

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 03/06/2013
Edad : 24
Localización : Algún cuarto

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Jue Ene 16, 2014 12:41 am

La voz de la mujer hacía eco entre los troncos de los árboles. Cantaba, cantaba feliz y sin detenerse hasta que la voz masculina la interrumpió, pero antes, obraba sin culpa ni vergüenza ante su pequeño hobbie de interpretar canciones que le gustasen en su tono de voz ligeramente grave y potente, si así lo quería. Era imposible llamarla una cantante talentosa, pero noción de la música tenía bastante y podía mantener notas afinadas por más que emitiera sonidos bajos.

Sin embargo, se detuvo unos momentos una vez que su compañero le hablara. Se permitió mirarlo, llamándole inmediatamente la atención la posición tan extraña que había tomado y la forma en la que su pecho se hinchaba y deshinchaba perdiendo y ganando aire de manera rítmica. A los segundos, continuó con la letra de la canción, esta vez sonriente y más bajo mientras lo escuchaba. Con la primera pregunta, contestó rápidamente para evitar demorarse mucho en cantar y a la vez, no darle demasiado tiempo para pensar al hombre, a lo mejor su cabeza podía llegar a explotar, pensó.


-Korpiklaani, Pitufo. no duró mucho su canto y su sonrisa satisfactoria, ya que de la nada el Reincarnate volvió a hablar, con una timidez que le resultó demasiado extraña y que le hizo enarcar una ceja. Estaba actuando raro desde el momento en que quedaron solos, y llegar a esa conclusión le hizo cambiar de expresión instantáneamente: ¿y si quería aprovechar la situación de que estuvieran solos para confesarle algo? En su interior bullían las hipotésis más atroces y alejadas de toda coherencia, como pedirle que se uniera a los CazaFantasmas para ir con aspiradoras en la búsqueda de entes paranormales. Tembló con la sola idea de usar un traje tan horrible y de convivir con un fantasma verde. Pero todo era posible con EL Pitufo.

Dio las gracias a todos los dioses que se le ocurrían en la cabeza cuando le señaló un punto del jardín, pidiéndole apreciaciones de la escena. La mujer volteó siguiendo la línea que trazaba el dedo hacia el interior del jardín, y se quedó quieta observando en esa dirección por un buen rato. Parecía estar evaluando algún objeto a lo lejos, sacando conclusiones y fijando la vista, inclinándose para tener mejor visión de lo que había más allá. Un rato más tarde, su rostro volvió a dirigirse a Garreth con gesto preocupado.


-… Sí… veo algo….- dijo bajando la mirada con las cejas juntas, al punto que sus ojos no eran visibles por la sombra que proyectaba su frente. Se quedó así, asimilando lo sucedido. Volvió a elevar la mirada segundos después, totalmente angustiada - … ¡El unicornio rosa vuelve a cagar arcoíris por el jardín!-

Sus manos taparon su cara, emitiendo gemidos como si llorara que lentamente fueron transformándose en carcajadas estruendosas y tuvo que abrazar su estómago al sentir que su diafragma se retorcía. Su espalda volvió a apoyarse contra el banco para acostarse sin detener su risa.

-¡Al final quién se drogaba más! ¿¿Eh?! – trató de decir, sin parar de reír y patalear.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://raveofwolf.deviantart.com
Garreth Zhang

avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/06/2013
Edad : 24
Localización : Habitacion 6

MensajeTema: Re: El jardín infinito    Sáb Ene 18, 2014 1:30 am

Por un milisegundo se creyo la bromita de la Fortuna y el corazon le dio un mini paro cardiaco(?)... porque si era asi, eso significaba que aquel ente era algo materializado fisicamente y representaba un peligro y situacion distintos...
Pero al verla levantar la cara, confirmo que solo le seguia a corriente con una burla y suspiro pesadamente levantando una ceja, torciendo la boca en una mueca impaciente e irritada. La burla fue como una pequeña distraccion con la cual por unos segundos se olvido de su problema principal y hasta el sonido de la estatica amaino unos decibeles por un momento.
-ha ha ha, que graciosa eres Valkoinen, deberias ser comediante stand up... tu y tu mascota el unicornio caga-arcoiris... -a pesar de todo mantenia su posicion corporal y evitaba mirar en direccion a la joven -pfft no necesito drogarme para ver cosas, lo que tienes impregnado en la ropa es suficiente y encima es gratis(?).... -iba a seguir refunfuñando cuando un movimiento al costado del ojo le hizo levantar brevemente la vista y ya no la pudo apartar de nuevo. El ser de cuatro cuernos ahora estaba inmediatamente detras de Ritva moviendo su ojo lentamente desde ella hacia el, como si sopesara la posibilidad de hacer algo no muy agradable y asi no perder la atencion del Reincarnate de nuevo. Garreth temio por lo que iba a presenciar aunque no estuviese ocurriendo en realidad...
Ignoralo.... Ignoralo!... IGNORALO!... NO ESTA AHI, NO ES REAL!
Sinceramente no estaba seguro que era lo que mas le causaba semejante pavor. Si el hecho de que estaba perdiendo la cabeza, de que quizas todo, toda su realidad podia ser una alucinacion como aquella, de que no estaba seguro si aquella cosa tenia vida propia o no, si le ocurriria como la primera vez que la vio, en la cual perdio la conciencia y se desperto en la costa junto al mar luego de haber caminado millas que no recordaba...
Si ocurria aquello de nuevo, temia hacer algo dañino sin saberlo y de lo que se arrepintiera enormemente...
-heh, normalmente... puedo ver cosas por mi cuenta -siguio hablando como si el tema fuera la cosa mas comun y no lo pusiera en una posicion de drogadicto desquiciado tal y como ella argumentaba, aun mas siendo ella la receptora de lo que el decia. Tenia la vista fija en un punto justo detras de Valkoinen como si estuviece en trance y parecia no importarle lo que salia de su propia boca. Volvio a apoyar su cabeza en su mano, sosteniendosela pensativo y dandole un aire hasta trastornado.
-cosas como.... gente que ya no esta entre nosotros, sabes?... pero a veces me pasa que... -una gotita de sudor frio le resbalo por la sien viendo como la criatura abria sus fauces que anteriormente no poseia al faltarle la mandibula inferior, y la cual ahora compenzaba con aquella materia oscura con la que estaba hecho -veo cosas que no son reales de enserio.... no te ha pasado? -lo que acontecio a continuacion fue un salpicado de color rojo carmin explotando de repente y la sangre de Ritva chorreando por los bordes del banco mientras sus costillas cedian crujiendo ante la fuerza de las mandibulas y era devorada viva... lo mas perturbador era que ella reaccionaba nada acorde a lo que el joven veia por supuesto, y eso le daba a todo un toque mas grotesco y retorcido -estar..... conversando con alguien y.... ver que.... a la otra persona... uh.... no lo se.... -hablaba pausado porque la vision lo distraia poderosamente y el sonido de estatica habia aumentado de nuevo a punto critico -le.... estan ocurriendo..... situaciones desagradables? como si murieran de formas desastrosas o se deformaran..... -intentaba contener la creciente sensacion de nauseas al observar como trozos de intestino caian entre el pasto y las hojas secas.
Juro que hasta olia la sangre. Un aroma metalico y salado fuerte le invadio las fosas nasales como si en realidad estuviese acercando la cara al cuerpo destrozado de la Fortuna. Lo que aun no notaba era que solamente le habia comenzado a sangrar la nariz desde la fosa izquierda y que el aroma provenia de su propia sangre...

_________________
 Like a Star @ heaven  Like a Star @ heaven
by ~Mirandaw

In a moment you will see my other side
When I’m confronted
My demeanor turns from Jekyll into Hyde



by ~raveofwolf


[Lo que aparece entre corchetes son palabras del autor, no se debe tomar como parte del rol.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://k-oswolf.deviantart.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El jardín infinito    

Volver arriba Ir abajo
 
El jardín infinito
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Es posible el movimiento continuo?
» Realmente existen los motores de energia infinita?
» Varias dudas sobre modo historia
» Consejos
» Especial noche de animas.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hunting the Spirits :: Instituto :: Jardines-
Cambiar a: